“Desde las finanzas por Internet (e-finance) hasta la ecología, del mantenimiento de la paz a la dinámica de poblaciones, de la urbanística a la oceanografía, de los materiales a la medicina y de la seguridad a la sustentabilidad, las matemáticas tienen un papel central en la comprensión y la anticipación de una gran gama de preocupaciones planetarias y en predecir, manipular o capitalizar sus consecuencias”.


Bajo este paradigma, Inglatera se adjuntó días a la iniciativa mundial Matemáticas del Planeta Tierra 2013 (MPT 2013), propuesta por la Universidad de Montreal, con el apoyo de la UNESCO y que pretende mostrar y fomentar la contribución de las matemáticas en la búsqueda de soluciones a problemas mundiales como catástrofes naturales, cambio climático, desarrollo sustentable y pandemias.

Al momento las instituciones académicas "socias" del MPT 2013 superan las 100 en diversos países (y se espera que muchas más se unan), y durante este año organizarán talleres, congresos científicos, conferencias públicas, actividades de sensibilización y actividades educativas para todas las edades y que además involucran a investigadores de distintos campos, como la medicina, la genética o las finanzas.

Por ejemplo México participará a través de diversas instituciones, como la Sociedad Matemática Mexicana, la UNAM y el Politécnico Nacional. El Cimat, por su parte, hará en julio un simposio de matemáticas sobre el cambio climático, un evento satélite al Congreso Matemático de las Américas (MCA), que se realizará también en Guanajuato en agosto.

“En el otro extremo del espectro ecológico, [por ejemplo] el petróleo está lejos de haberse acabado, lo que está a punto de acabarse es el petróleo fácil de sacar, el que está a poca profundidad y que basta hacer un hoyo para que salga. Cuando deja de salir, no quiere decir que no haya, sino que ya no sale, las técnicas de recuperación del resto necesitan modelos complicados de dinámica de los fluidos del yacimiento. Cómo y dónde se aumenta la presión, cómo reaccionará el yacimiento a la inyección de surfactantes (jabón) o a calentarlo. En fin...

El agua, la energía son problemas que tocan problemáticas desde las ciencias sociales hasta las matemáticas.

Predicciones

“El desarrollo sustentable requiere de una mejor comprensión de las interacciones complejas entre un gran número de sistemas: clima, economía, progreso tecnológico, geología, ecología, ciencia espacial, regulación demográfica, seguridad, política mundial y psicología colectiva”, explica Doyne Farmer, director del programa Oxford Martin.

“Para asegurar la supervivencia del planeta, hace falta una visión clara de nuestro futuro y poner a la filosofía en contacto con la ciencia. Como científicos, nuestro trabajo consiste en comprender las causas y los efectos, haciendo previsiones y cuantificando lo mejor posible las grandes incertidumbres de esas previsiones. Pero necesitamos que los matemáticos trabajen con los físicos, los ecologistas, los economistas, etcétera, para estar seguros de utilizar el modelo correcto”.

Algunos ejemplos recientes de la aplicación de matemáticas a la resolución de problemas globales:


  • Mejoramiento de estrategias para recargar mantos acuíferos.
  • Modelos de cómo el gobierno y la industria pueden cooperar para disminuir la polución.
  • Modelamiento de la transmisión de padecimientos infecciosos que han permitido diseñar estrategias para controlarlos o erradicarlos.
  • La elaboración de teorías en torno de los virus y los medicamentos que han permitido combatirlos.
  • Problemas en los que se espera que las matemáticas ayuden.
  • Cuantificar la incertidumbre en el cambio climático.
  • Realizar predicciones más precisas de desastres naturales como terremotos, volcanes y tsunamis.
  • La adaptación de los ecosistemas al cambio climático.
  • Modelos económicos de sustentables.
  • Preservación de la biodiversidad.


Por: manuel.lino@eleconomista.mx


EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS

[EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS][fbig1][#e74c3c]

SARAYAKU

[sarayaku][slider1][#e74c3c]
Con tecnología de Blogger.