La incorporación de valores ambientalistas en los niños, tanto por parte de las instituciones educativas como de sus propios progenitores y todo aquel con el que éste niño tenga contacto en su temprana edad, lo “convertirá” o al menos aumentará en un alto grado las probabilidades, de que sea un ser con un gran respeto por el cuidado del medio ambiente.



Hay algunas preguntas de las que comúnmente llamamos “existenciales” cuyas respuestas podrían ofrecernos mucha información respecto de cómo y por qué hemos llegado, como especie, hasta este punto que pareciera no tener retorno, y si seremos capaces de salir.

Nos referimos a preguntas del tono de ¿El Hombre al nacer es bueno o malo? (no es necesario para este análisis definir que es bueno y que es malo). ¿Nacemos con características de solidaridad o de individualismo?, ¿En nuestra herencia genética está compartir o somos egoístas por naturaleza?, ¿Somos intrínsecamente ambiciosos o tendemos hacia el altruismo?. Y así podríamos seguir con algunas otras.

Para comenzar este análisis, como primer término deberíamos poder distinguir con bastante precisión, cuáles son las características de nuestra personalidad con las que nacemos y cuáles nos van siendo inculcadas desde el nacimiento mismo, o quizás un poco antes, a través de lo que perciben nuestros sentidos del comportamiento de otros seres humanos.

Nuestro patrimonio genético no sólo determina nuestras características físicas, sino que además de eso contiene información que tiene que ver con nuestra personalidad, aptitudes, etc.

Sin embargo las experiencias y vivencias que vamos acumulando en nuestras vidas según el medio en que vivimos, la educación que nos proporcionan, y lo que perciben nuestros sentidos van forjando, en algunos casos acentuando y en otros “olvidando” algunas de las características de personalidad con las que nacemos.

Tal es así que por ejemplo un niño que ha sido abusado o golpeado de pequeño, al crecer tiene muchas mas posibilidades de convertirse en un abusador o golpeador. Quien se cría en un entorno violento, muy probablemente considere a la violencia como algo natural e incorpore esa característica a su comportamiento adulto. Por el contrario, quien durante su infancia esté rodeado de seres solidarios y altruistas tendrá mayores chances también de serlo.

Entonces podríamos inferir que, si bien nacemos con una gran cantidad de información genética, la influencia del entorno, especialmente durante los primeros años de nuestras vidas, tiene mucha importancia en las características de nuestra personalidad futura. Esto no significa que dos niños criados en el mismo ambiente tendrían la misma personalidad, ya que esta se va formando no solo por la información genética que traemos y el ambiente que nos rodea, sino también por una interrelación del niño con ese medio ambiente.

Vemos de esta forma la verdadera importancia, para un cambio radical en la conducta social y ambiental del ser humano, de la educación.

La incorporación de valores ambientalistas en los niños, tanto por parte de las instituciones educativas como de sus propios progenitores y todo aquel con el que éste niño tenga contacto en su temprana edad, lo “convertirá” o al menos aumentará en un alto grado las probabilidades, de que sea un ser con un gran respeto por el cuidado del medio ambiente.

La esperada evolución del ser humano hacia una visión mas altruista, punto de partida obligado para transformar al mundo en un lugar mas justo y solidario, con conciencia ambiental y social, depende entonces en gran medida de la educación ambiental y social, tanto institucional como familiar que reciba.

Pongamos entonces nuestro mayor empeño en este rubro, sembremos en nuestros niños esas semillas y, mas pronto que tarde, nos daremos cuenta de que el cambio es posible y que ya está en marcha.




Ricardo Natalichio - Director EcoPortal.net
Editorial Ambiente y Sociedad N° 424

Fuente : ECOPORTAL

Publicar un comentario

EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS

[EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS][fbig1][#e74c3c]

SARAYAKU

[sarayaku][slider1][#e74c3c]
Con tecnología de Blogger.