"La mitad del tiempo uno debe hacer lo que a uno más le gusta, la otra mitad del tiempo ya no hay que hacer nada más". Sabiduría Popular


La idea de que "no hacer nada" es una habilidad que se puede aprender puede parecer desconcertante al principio. Seguramente es sólo una cuestión de dejar de hacer otra cosa? Sin embargo, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Durante mucho tiempo se ha reconocido - por todo el mundo desde el Buda a John Keats - que "hacer" puede ser una especie de compulsión, una adicción que sólo no se reconoce como tal, porque la sociedad en general nos alaba por ello. De hecho, aprender a no hacer nada podría ser la habilidad más vital para prosperar en nuestra cultura frenética, abrumada y siempre conectada.

1. "No hacer nada" no significa realmente hacer nada

Asumiendo que no estamos muertos, siempre estamos haciendo algo, aunque estemos saboreando los placeres de la ociosidad. (Para los psicólogos, este saborear está lejos de ser pasivo: es un conjunto de habilidades aprendibles para disfrutar el momento, por ejemplo, concentrándonos en cada uno de nuestros sentidos). Pero lo que generalmente se entiende por "no hacer nada" es no hacer nada útil. El problema es que "útil" se define de maneras que no siempre sirven a nuestros intereses. Trabajar más para ganar más para comprar más cosas es útil para las personas que venden las cosas, pero no necesariamente para el que compra. Y la utilidad está intrínsecamente orientada al futuro: te arranca del presente, haciendo imposible el saborear. Así que tal vez "no hacer nada" sea sinónimo de sentirse vivo.

2. La inutilidad, el descanso y hasta el aburrimiento pueden impulsar la creatividad

Hay una buena razón por la que muchos autores y artistas célebres incorporan largas caminatas en sus rutinas diarias. Una es el bien estudiado "efecto de incubación": dejar de centrarse en un proyecto parece darle a su inconsciente el permiso para llegar al objetivo. (En un estudio, las personas que sabían que estarían regresando a una tarea de pensamiento creativo después de una pausa lo hicieron mucho mejor cuando la reanudaron, a diferencia de aquellos que no esperaban volver a la tarea - lo que sugiere que fue un proceso inconsciente , No simplemente tomar un descanso, que hizo la diferencia.)

Otros estudios que analizan el aburrimiento (en uno, los participantes debían copiar números de una guía telefónica) sugieren que este motiva a la gente a encontrar formas interesantes para aliviarlo - con lo que se generan ideas creativas. Mientras tanto, el pensamiento sin rumbo combate la visión del túnel que puede resultar de la fijación en los objetivos. Cuando no tienes un fin en mente, es menos probable que excluyas nuevas ideas como irrelevantes.

3. Demasiada actividad es contraproducente

Confundimos crónicamente el esfuerzo con la eficacia: un día dedicado a tareas insignificantes se siente agotador y virtuoso, por lo que suponemos - a menudo equivocadamente - que debe haber sido útil. Peor aún, escribe el experto laboral holandés Manfred Kets de Vries, la ocupación "puede ser un mecanismo de defensa muy eficaz para alejar pensamientos y sentimientos perturbadores". Es cuando no hacemos nada que finalmente confrontamos lo que realmente importa.

4. El cerebro depende del tiempo de inactividad

Desde la revolución industrial, hemos tratado a los seres humanos como máquinas, asumiendo que la forma de hacer más es empujarnos a nosotros mismos, o a otros, para seguir adelante por más tiempo. Pero los neurocientíficos están encontrando cada vez más que nuestros cerebros dependen del tiempo de inactividad, no sólo para recargar baterías, sino para procesar los datos con los que estamos inundados, para consolidar la memoria y reforzar el aprendizaje, fortaleciendo los caminos neurales que hacen posible tales hazañas. En un estudio realizado en el 2009, las imágenes cerebrales sugirieron que las personas que se enfrentaban a una extraña tarea -controlando un joystick de computadora que no obedecía las reglas habituales- estaban aprendiendo activamente esta nueva habilidad durante períodos de descanso aparentemente pasivos.

5. Recupere el control de su atención

No espere que no hacer nada sea fácil al principio: resistir el impulso de hacer cosas toma fuerza de voluntad. De acuerdo con la instructora de meditación Susan Piver, "la desocupación se ve como una forma de pereza" - es un fracaso no dar la atención debida a los correos electrónicos, tareas o páginas webs que reclaman su atención.. El desafío nunca ha sido más difícil: la economía moderna, especialmente en línea, es una batalla por su atención. Pero la buena noticia es que aprender a no hacer nada le ayudará a recuperar el control de su atención en otras situaciones, también. Un truco: programa "no hacer nada", como si programaras tareas. Simplemente no espere que otros entiendan cuando usted declina algún evento social sobre la base de que está ocupado al no estar ocupado.

Traducido de theguardian.com 

Publicar un comentario

EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS

[EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS][fbig1][#e74c3c]

SARAYAKU

[sarayaku][slider1][#e74c3c]
Con tecnología de Blogger.