¿Puede la agricultura patrimonial dar respuestas del pasado para la agricultura del futuro? Un análisis de varios sistemas de honda raíz nos demuestra cuánto tiene que aprender aún la moderna agroecología.




Roberto Gortaire, profesional de la agronomía y agroecólogo, participó en una investigación que intentaba descubrir las formas ancestrales de agricultura en el Ecuador que pudieran considerarse patrimoniales.

En esta investigación, recorrió todo el país y conoció el talento e ingenio desarrollado por los pueblos originarios campesinos e indígenas para alcanzar una agricultura eficiente, inteligente y que resuelva los ingentes y críticos problemas que afronta el sistema agroalimentario.

"En cada lugar me preguntaba cómo era posible que hayamos dado la espalda a tantos saberes, tecnologías, agrobiodiversidad tan valiosa, y a toda una cultura que sigue vigente y resistiendo a pesar del impacto que genera la expansión urbana, la agricultura industrial y el extractivismo. Cómo profesional de la agronomía muchas veces fui sorprendido y superado por la capacidad de estas familias agricultoras para adaptarse a circunstancias extremadamente difíciles y me di cuenta que nuestras modernas ciencias agrarias y el camino de desarrollo que se ha ido imponiendo, tienen muy poco que ofrecer y mucho que aprender de estos pueblos." afirma Gortaire


Cultivar y cosechar tantas variedades de maíz en medio de las piedras secas en Catacocha, o en las chakras amazónicas del Napo en pleno bosque húmedo, o sobre 3 mil metros de altura en Cañar o Cotacahi es fruto de una tarea milenaria que pocos reconocen, y no trabajo de fitomejoradores o centros de investigación modernos; así mismo, la crianza de 120 diversas especies vegetales y animales imbricadas en un complejo agrario casi mimetizado con la selva solo es posible en el Aja que de hace centurias desarrollan las mujeres del pueblo Shuar. 

Qué decir de la calidad de productos diversos de la finca tradicional de los montubios, o de las canoeras, colinos y canteros de los hermanos Chachis y afroecuatorianos, o de la fuerza productiva de los pueblos del manglar?.  Diversidad, ingenio por todos lados.



Si a este conocimiento acumulado le diéramos el valor que corresponde, sería más que suficiente para superar las pobrezas; y más aún, si reconocemos su talento y valoramos tanto conocimiento que en el pasado hemos despreciado, seguramente encontraremos las respuestas para la agricultura del futuro.

La chakra andina

La Chakra Andina o chagra, es la forma de agricultura propia de los pueblos indígenas quichuas de la sierra y podemos encontrarla en todo el callejón interandino; propiamente desde el sur de la provincia de Carchi (fronteriza con Colombia) hasta el norte de Loja (fronteriza con Perú). 

Se caracteriza por una alta agrobiodiversidad y un complejo sistema de semillas y adaptaciones varietales que se desarrollan en los diversos pisos agro-climáticos de la serranía, aproximadamente entre los 2400 y 3500 metros sobre el nivel del mar, donde se reconocen generalmente tres zonas: alta, media y baja (y zonas de transición). Desde su origen prehispánico, la chakra se orienta a la satisfacción de la alimentación familiar y comunitaria, este criterio es el que determina qué y cuánto debe sembrarse. 

La influencia del ciclo lunar y varias señas agroclimáticas, definen cuándo sembrar; los solsticios y equinoccios marcan los hitos del calendario agrofestivo andino. Una serie de prácticas ingeniosas y tecnologías muy funcionales para el manejo ecológico del suelo, agua, cultivos y crianzas, son las claves para la sostenibilidad del agroecosistema y explican cómo producir.

Otra característica clave es el complejo cultural, los ritos y tradiciones ancestrales que acompañan el desarrollo de cultivos, crianzas y alimentación; éstos le dan sentido espiritual y de profunda conexión con la realidad, Allpa Mama (madre tierra –suelo vivo), Yaku Mama (agua viva) y la Pacha Mama (el contexto natural y energía vital universal), y han sido claves en el mantenimiento de la cohesión y ampliación del tejido social, que se expresa en la familia, la comunidad indígena y sus formas organizativas.

El Wachu rozado y la finca de los pastos

El Wachu Rozado es una tecnología de labranza mínima de origen milenario, base de un complejo agrosilvo pastoril que denominaremos “Finca de los Pastos”, haciendo referencia a los pueblos ancestrales que habitaron los territorios norandinos del Ecuador y sur de Colombia, particularmente la provincia del Carchi, y que hoy se reconocen en proceso de revitalización cultural. El sistema integra una mezcla de pastizales (que incluye variedades silvestres y modernas) para la crianza de ganado vacuno en rotación con variedades de papas, y algunas veces otros tubérculos y cultivos andinos; además plantas forestales y arbustivas con funciones ecológicas, mecánicas o medicinales. 

La práctica del wachu rozado se aplica de forma manual con un apero específico (palón con cute). La finca de los pastos se desarrolla en el contexto del Páramo Norte Andino donde el conocimiento profundo y la relación viva y cercana con este ecosistema frío y húmedo, es otra característica importante de la cultura agrícola que aquí se construye.


Siembra de agua y huertas paltas

Hablamos primero del sistema de siembra de agua o Catacocha, que es un humedal léntico artificial de gran complejidad tecnológica de origen ancestral propio de la región de los Andes Bajos Ecuatoriales, territorio que en el período de integración (900 a 1470 DC) fue ocupado por los denominados Paltas y otras importantes culturas, previo la incursión del incario. Los Paltas fueron capaces de adaptar su modelo agrario al ecosistema de bosque seco y la heterogeneidad edafo-climática de la zona.

La Catacocha implica la creación de grandes lagunas de infiltración en zonas altas estratégicamente dispuestas, que captan la escorrentía de aguas lluvias a través de brazos o canales y la percolan a la profundidad del suelo. 

Esta agua infiltrada aparece en vertientes en zonas más bajas y se moviliza por quebradas; allí se instalan los denominados “tajamares”, que son barreras o muros de piedra interpuestos en el curso de la quebrada que reducen la velocidad del agua y la represan evitando su pérdida, mientras que en sus riberas permiten la generación de biomas con alta diversidad. Ya en el ingreso a los predios se disponen los “pilancones” que son reservorios o estanques que permiten la captación del agua para el uso agrícola y consumo humano. Se ha observado que durante los inviernos el sistema se llena (saturación del subsuelo por la infiltración), para luego ser aprovechado en los meses muy secos (aumenta el volumen en las vertientes). 

Los sistemas agrícolas que se sirven de las catacochas tienen gran notoriedad paisajística, agrobiodiversidad y un complejo tecnológico basado en sistemas agroforestales que denominaremos “Huertas de los Paltas” por su autenticidad y particularidad. La crianza de animales no deja de ser importante y es sorprendente también el sistema tradicional de maíz de una variedad criolla adaptada a las condiciones de sequedad y terrenos pedregosos (maíz de piedra); el sistema tradicional de maíz incluye al ataco y al sangorache (Amaranthus quitensis y A. Spp-), otras especies igualmente resistentes a la sequía. 

En las zonas más bajas, donde no operaba el sistema de lagunas de infiltración, se idearon las “terrazas hundidas” que permiten la saturación de humedad durante el invierno para sobre ellas cultivar en verano; también se practica la agricultura de “lecho de río” que dispone del propio canal del río en el verano cuando baja o cesa el caudal, y así se habilitan huertas que garantizan la producción alimentaria.

Esta es la albarrada más alta sobre el pueblo de Catacocha, provincia de Loja


La Finca Montubia

Denominaremos Finca Montubia al sistema agrícola diversificado que tiene lugar en las provincias costeras ecuatorianas y es practicado por familias campesinas de tradición montubia: pueblo mestizo con fuerte identidad, heredero de nativos, afros, españoles y en menor medida, libaneses. El sistema puede centrarse en el desarrollo de cultivos como cacao, café o banano, sin embargo integra cultivos frutales, forestales, hortalizas y crianzas animales, y muchas veces se asimila con el bosque tropical. 

En la finca suelen coexistir tres subsistemas: las albarradas; la finca propiamente dicha; y las eras o huertas. Las albarradas consisten en un humedal artificial, tecnología de origen ancestral que es el centro de un sistema complejo de manejo de recursos hídricos: se capta agua por métodos de infiltración en épocas de invierno, se destina para riego, la crianza de peces, patos y se convierte en sitio de refresco y recreación. Es común en zonas secas y hace posible el regadío de la finca donde la diversificación, cobertura y manejo orgánico del suelo, reducen la demanda hídrica y así se integra un círculo virtuoso en el aprovechamiento del agua. En la finca propiamente dicha se desarrollan principalmente frutales y cultivos muy diversos y propios del trópico tales como banano, cacao, yuca, variedades de arroz y muchos más. En un área menor se disponen las denominadas Eras o huertas: se trata de la despensa familiar de hortalizas, legumbres, condimento, frutales y otros cultivos propios de la alimentación básica familiar.


Canoeros, Colinos y Canteros

En el norte de la provincia de Esmeraldas se encuentran ríos como el Cayapas y el Santiago, parte de la bioregión del Chocó, en cuyas riberas conviven, desde tiempos ancestrales, comunidades de diverso origen cultural mayoritariamente de nacionalidad nativa Chachi y Afrodescendientes que no fueron esclavizados,


incorporando sus tradiciones originarias al sistema americano. Coexisten en un ecosistema de singular belleza paisajística donde se combina el río con el bosque húmedo tropical. Han desarrollado relaciones interculturales estables, y diversas adaptaciones y sinergias con su entorno. Incluyen básicamente 3 subsistemas agrícolas: canoeras, colinos y canteros.

Las Canoeras son pequeños huertos hortícolas y medicinales que se cultivan en camas elevadas construidas generalmente con madera y caña guadua, pero también es común el uso de viejas canoas de río que de este modo se reciclan para disponer el huerto, de ahí su denominación. Los Colinos o P’atavitia en el idioma de los Chachis (cha’apalachi), son modelos de agricultura ancestral de roza y tumba que pueden explicarse como fincas familiares diversificadas que se desarrollan en armonía con el bosque húmedo tropical en extensiones que generalmente van de media a una hectárea. Sus cultivos principales son banano, yuca, coco, cacao, chonta y diversos frutales. En la primera fase de siembras se incluyen asocios de maíz (variedades llamadas canguil y criollo), con fréjol, haba, cucurbitáceas y otras plantas. La denominación “colino” tiene otro uso común y se refiere a la forma botánica de reproducción de plantas como el plátano. El término se usa indistintamente para referirse a la finca propiamente dicha y a cualquier ramilla o brote apropiado para siembra. Cantero o E’vitia para los Chachis, es el nombre que se da a un cultivo de caña de azúcar, producto que ganó importancia en la región por diversos usos y procesos que se le generan (miel de caña, panela, guarapo, aguardiente, bagazo, etc.).

Se observa generalmente en parcelas de entre 500 o 1000 metros cuadrados encerradas entre árboles y arbustos propios de la diversidad del bosque tropical. La dinámica fluvial determina los procesos de fertilidad natural de los suelos de las riberas, que es donde se cultivan los Colinos y Canteros; y el arrastre del río que trae suelo y hojarasca desde tierras altas forma un compuesto orgánico denominado marmaja, que es el sustrato más apropiado para el cultivo de las Canoeras.

Los Pueblos del manglar

Los pueblos ancestrales del ecosistema manglar en Ecuador se denominan así puesto que consideran que la base de su identidad cultural, de su racionalidad social y económica está vinculada trascendentalmente con él. Ocupan las zonas costaneras de franja marina y estuarios de ríos. Principalmente lo componen afroecuatorianos, mulatos y campesinos de identidad montubia. 

En el manglar coexisten al menos dos actividades fundamentales: la recolección de concha y la pesca artesanal de especies del estuario del río; sin embargo estos pueblos no conviven únicamente en la franja de manglar, sino con otros subsistemas: la zona de transición o raconchal, vegetación donde se desarrolla y captura el cangrejo; la finca diversificada (similar a la descrita para los pueblos montubios) y el bosque húmedo tropical. Es decir que los pueblos del manglar se construyen en una “sociedad” entre estos 5 subsistemas, constituyendo un complejo agroalimentario y recolector en armonía con ecosistemas naturales.


El Aja Shuar 

La Amazonía ecuatoriana, uno de los centros de biodiversidad más notables del mundo, también alberga a los que podrían considerarse los sistemas agrícolas más complejos, auténticos y diversificados que existen en el país. El Aja, practicado por la nacionalidad Shuar, está prácticamente “mimetizado” con el ecosistema natural. En él es determinante el rol de la mujer shuar ya que es casi exclusiva su responsabilidad en el manejo del sistema. Es de importancia crucial la práctica de diversos ritos como los Anent: plegarias o cantos de singular belleza que se realizan en diversos momentos y que son una muestra del respeto y profundo afecto que el pueblo Shuar dispensa a la naturaleza. Los Nantar o talismanes son piedras especiales sigilosamente ocultas por la mujer en algún punto dentro del Aja y que acogen a Nunkui, la Reina del Aja, quien emite la energía y vitalidad necesaria para el desarrollo de los cultivos.



Los diversos arreglos y asocios entre cultivos son muy funcionales y complejos; existe un notable conocimiento sobre las razones y períodos de fuerza y fragilidad del suelo, característica dual muy propia de la Amazonía, y se han creado tecnologías agrícolas adaptadas a esta condición. Por ejemplo, la movilidad del Aja: hablamos de un área de 1 hectárea aproximadamente que se instala en un bosque socolado (roza, tumba y quema), en un período de cultivo que no va más allá de 3 o 4 años (aja vieja); luego viene un período de descanso funcional o regeneración de ecosistema natural que dura entre 5 y 15 años. El Aja se mueve a otro sitio iniciando el ciclo con el corte por roza de hierbas y arbustos, luego se tumban los arboles más grandes.

El proceso de descomposición y formación de suelos es dinámico y acelerado y a menudo se agregan las cenizas que se obtienen de las quemas de hierbas secas y árboles, lo cual mineraliza estos suelos orgánicos. La agrobiodiversidad manejada en un Aja incluye más de 100 diversos cultivos, donde generalmente la yuca hace de guía o centro de proceso agroalimentario (mas de 30 variedades reconocidas); papa china, pelmas, kenkes (tubérculos), piña, camote, porotos, plátanos, maní, maíz, frutales diversos, todos ellos cultivos imbricados en un conjunto multifuncional de especies.

Para un observador ligero parecería una mezcla sin orden, sin embargo pueden reconocerse ciertos “secretos”: hay especies que deben sembrarse junto a la yuca y otras que no deben estar en el Aja pues perjudican el engrose; unas prefieren la sombra y algunas la evitan, y así un sinnúmero de criterios agronómicos. Además se reconocen y cultivan decenas de plantas medicinales y es nada despreciable la diversidad de crianzas animales que incluyen sahino, pavos, guatusa, guanta. La conexión del Aja con la diversidad del bosque húmedo amazónico integra otra serie de frutos silvestres, animales, insectos, aves, y peces del río que enriquecen la dieta increíblemente diversa y saludable del pueblo Shuar.

La Chakra amazónica

Expresión que usan los pueblos ancestrales quichuas del oriente ecuatoriano para denominar a su sistema agrícola, el mismo que guarda similitudes con otras modalidades tradicionales en el territorio en términos de agrobiodiversidad y sistema de manejo, sin embargo hay matices y particularidades que le otorgan autenticidad y originalidad. El primer elemento determinante es la relación con el río, en este caso nos referiremos a una agricultura itinerante de lecho o vega de río. Ocurre que en las crecientes y bajantes del río en el transcurso del tiempo, se van formando pequeños islotes que son áreas fertilizadas por el río, y por el contrario otras zonas son arrasadas por él. 

Un enfoque central es el manejo del suelo, hay mayor atención a los ciclos de fertilidad en relación con el río en la “formación de suelo” a partir de la biomasa vegetal que por ciclos y aceleradamente se incorpora. Importante es el sistema tradicional del maíz variedad criolla, adaptado ancestralmente a las condiciones de extrema humedad y alta biodinámica, pero sin duda es la yuca nuevamente la planta madre que genera los ritmos en el sistema, se reconocen algunas variedades y como cosa particular en los períodos de cosecha se mantienen los sembríos de yuca totalmente “enmalezados”, es decir se permite el desarrollo de vegetación adventicia en la base del cultivo, pues con esta técnica se garantiza la frescura del producto.



FUENTES

Texto adaptado de SIPAN – Sistemas Ingeniosos de Patrimonio Agrícola, publicación en revisión – FAO y Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador – autor: Roberto Gortaire A. 2014 – 2015.

“La vida del agricultor es la mejor calculada para la felicidad y para las virtudes humanas.” Quiney

La agricultura urbana gana cada vez mas espacio en las ciudades. Cada vez más terrazas, patios, balcones y ventanas son ocupados por plantas que aportan importantes beneficios a las familias que las cultivan y cosechan.

Hacer un huerto en un lugar urbano, en tu propia casa, es posible y puedes beneficiarte de todos los grandes beneficios que tiene.  Las siguientes son algunas de las razones que pretenden dar ese impulso para iniciar y mantener tu propio huerto, en tu casa, para cultivar tu propia salud.

Sabes que comes


Con cada vez mayor frecuencia, salen a relucir los escándalos sanitarios que cuestionan alimentos que considerábamos seguros ya que eran avalados por "eminentes" centros de regulación o institutos.


 Hay que comer sano para mantener una buena salud y para ello debes tomar alimentos 100% saludables: alimentos libres de plaguicidas, pesticidas y productos químicos que podemos incorporarlos a nuestro cuerpo, y además, alimentos que sean frescos.

Por lo tanto, teniendo tu propio huerto, en todo momento sabrás lo que comes, ya que serán alimentos cultivados y cosechados por ti mismo, alimentos que serán frescos y libres de cualquier producto químico.

Alimentos de alta calidad

Cuando cultivas tus propios alimentos sabes ya de antemano que son alimentos de alta calidad. Ciertas hortalizas sólo se encuentran en el mercado a un precio muy elevado. Con tu propio huerto puedes tenerlas disponibles. Al ser tuyo, el huerto será de altísima calidad, dando alimentos de tan alta calidad que es difícil que puedas comprarlo en una tienda.

Alimentos de temporada

Olvida lo de consumir verduras y hortalizas en mal estado o con mal sabor. Si consumes frutas o vegetales que son de un lugar muy lejano de ti, estos fueron cosechados antes de que que fuera su momento natural de hacerlo, ya que las empresas calculan el tiempo de trasporte y de almacenamiento. Con tu propio huerto podrás cosechar esos tomates o cualquier alimento en su momento óptimo para cosechar.

Ahorra dinero

Obteniendo tus propias cosechas, vas a reducir la compra de verduras y hortalizas frescas, incluso dejarás de comprarlas. En pequeñas cantidades posiblemente no te dará para comer a diario, pero si para reducir el gasto económico. 



Una nueva afición muy saludable

Desde el momento que comienzas a hacer tu huerto, estarás en contacto con la naturaleza a diario. La Tierra, el agua, las plantas, la luna, la lluvia, etc. Estar cerca de la naturaleza en medio de la ciudad es un placer. Un oasis en medio del caos de lo urbano.

Reducción del gasto energético

¿Has pensado alguna vez cuál es el coste energético que tienen los alimentos al ser llevados hasta tu casa desde el lugar donde se cultivó?.  Cultivando tu propio huerto reduces el gasto energético en transporte, almacenaje, manipulación y materiales de embalaje.

Desconexión y relajación

Es tu espacio de meditación y relajación. Al ser una actividad relajante y divertida, reducirá el estrés que tengas. Es una válvula de escape para las tensiones cotidianas del trabajo. Pasar un pequeño tiempo en el huerto al llegar a casa, te relaja y aleja de las preocupaciones.

Una vida de aprendizaje

Parece una broma, pero algunos niños piensan que los tomates salen del supermercado y la leche del tetrabrik. Aprender más sobre la naturaleza y el ciclo de la vida y las estaciones, puede ser una parte fundamental en su educación. El huerto urbano les podrá enseñar y educar sobre muchos alimentos y sobre la propia naturaleza de las plantas.

Es muy fácil de hacer

A veces el temor de que llevar un huerto es algo difícil de hacer o de mantener nos lleva a detener las intenciones de iniciar un huerto en casa. No es ningún lío y toma muy poco tiempo. Cuidar de las plantas es algo muy sencillo y que además con el tiempo te gustará cada vez más.

Otro color a tu casa

Much@s hemos escuchado que las plantas dan vida a una casa, así que ahora imaginemos que esas mismas plantas nos darán además alimentos sanos y frescos. Un patio, balcón o cualquier espacio con sus plantas verdes es toda una buena imagen decorativa para toda la casa.

Huerto urbano en comunidad


Si tienes la oportunidad de poder hacer un huerto urbano en una comunidad de vecinos es genial. Si cuentan con un terreno para ello, es una idea estupenda y fácil de llevar a cabo. Te servirá para relacionarte con tus vecinos. Montar un proyecto comunitario mejorará las relaciones entre las personas de la comunidad.  Además, los niños podrán trabajar también en él, y aprender todo sobre la agricultura.

Un regalo original

A veces no sabemos que regalar en navidad, en un cumpleaños o por cualquier otro motivo. Regalar una planta con su maceta adecuada, es un regalo muy original y que aportará grandes beneficios a esa persona. Es más, recibirás tanta gratitud y felicidad que seguramente  no será la última vez que hagas este tipo de regalos.

Y por último… ¿Por qué no hacerlo?

Nada te lo impide. En cualquier lugar de tu casa (terraza, ventana, balcón o patio) puedes hacer un huerto minúsculo y obtener todos los beneficios que este te aporta.

Y ahora, es el momento que lo pruebes, empieza por una simple maceta, y pronto verás cómo te enganchas a la experiencia.



La Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, a través de la SubDirección de Extensión Académica y su Departamento de Medios Audiovisuales convoca al XXXV Concurso de Fotografía Antropológica.

BASES

CONCURSANTES:
Podrán participar todos los fotógrafos aficionados y profesionales, mexicanos o extranjeros, de manera individual o colectiva, en cualquiera de los siguientes formatos: Blanco y Negro, Color, Analógico o Digital.

TEMA: TRATAMIENTOS FUNERARIOS Cosmovisión, ritualidad, preparación corporal, día de muertos, religión, duelo, festividad, entre otros.

FORMATO DE LAS IMPRESIONES 8x10 pulgadas sin montar, con funda protectora de polipropileno.

PREMIOS: ler. Lugar: Diploma y $ l 8,000.- 2do. Lugar: Diploma y $8,000.- 3er. Lugar: Diploma y $6,000.-

No. DE OBRAS: Se presentarán series de 5 a 10 fotografías sin número límite de trabajos.

REFERENCIA: Cada fotografía debe llevar en el respaldo una etiqueta con los siguientes datos: nombre del autor, lugar y fecha de las tomas, título individual y/o de la serie y el número de la fotografía dentro de la secuencia. En una hoja aparte, incluir una síntesis que describa las circunstancias y contextos de la serie y/o las fotografías. Asimismo, se deberá entregar un respaldo digital de cada fotografía en resolución de 300 dpi. Los participantes podrán descargar y llenar los formatos digitales correspondientes en el portal de la ENAH. Dichos formatos tendrán que imprimirse y deberán entregarse adjuntos a las fotografías.

JURADO: El jurado adjudicará los premios y seleccionará obras complementarias para la exposición. Su fallo será inapelable y se publicará el domingo 20 de noviembre de 2016 en la página www.enah.edu.mx y en prensa.

RECEPCIÓN DE TRABAJOS: Del 3 de octubre de 2016 al 9 de noviembre de 2016 en el Departamento de Medios Audiovisuales de la Escuela Nacional de Antropología e Historia ubicada en: Periférico Sur y Zapote s/n, Col. Isidro Fabela, Delegación Tlalpan, México, D.F., C.P. 14030 Tel. 4040 4300 e. 41 1958 y 41 1954.

EXPOSICIÓN: La ceremonia de premiación y la inauguración de la exposición se llevarán a cabo el día 25 de noviembre de 2016 en el espacio cultural Media Luna de la ENAH.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN: Cada serie será considerada como trabajo unitario y se tomará en cuenta el valor antropológico en su aproximación con la realidad (no aceptamos fotomontajes), el carácter estético y la calidad técnica de la misma.

GENERALES

l. Todo el material inscrito en el Concurso pasará a formar parte del acervo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia; por lo que, ningún material será devuelto.

2. Los participantes autorizan la reproducción de sus obras, sin limitación de sistemas ni de medios de difusión y sin que haya remuneración implícita de por medio.

3. La Escuela por su parte se compromete a dar crédito al (los) autor (es), cada vez que sus fotografías sean exhibidas o publicadas.

4. Los concursantes se responsabilizan totalmente de que no existen derechos de terceros en las obras presentadas, así como de toda reclamación por derechos de la imagen.

5. Si el material es presentado en nombre del (los) autor (es) o enviado por correo, deberá presentar de manera explícita la autorización para efectuar la inscripción, y asimismo garantizar la aceptación de las condiciones mencionadas.

6. No se aceptarán series o fotografías que hayan sido premiadas en concursos anteriores.

7. El Departamento de Medios Audiovisuales adoptará todas las precauciones necesarias para la conservación de las fotografías, pero ninguna responsabilidad será asumida por extravío durante el envío de las imágenes por mensajería.

8. Se entiende que por concurrir en este certamen , al momento de la inscripción estarán aceptando de manera incondicional estas bases, así como cualquier resolución que se adopte por incidencias no previstas en las mismas.

9. Lo no previsto en la presente convocatoria será resuelto por los organizadores.


Por segundo año se realizará en la provincia de Santa Elena, la competencia internacional de mountain bike VUELTA AL CERRO GRANDE el próximo 4 de septiembre en la comuna Sinchal.

La VUELTA AL CERRO GRANDE es una carrera de ciclismo de montaña organizado por jóvenes ciclistas nativos de la comuna Sinchal -la capital del Ciclismo de Aventura., en la provincia de Santa Elena con un trayecto de 40 Km. recorriendo la Cordillera Chongón Colonche.


La 2° edición de la Vuelta al Cerro Grande abarcará seis categorías: Elite, Damas, Aventurero, y Master A, B y C.

Los ciclistas recorrerán una de las rutas ancestrales de nuestra costa ecuatoriana, atravesando por trillos y senderos el Cerro Grande en la Cordillera Chongón – Colonche mientras disfrutan del paisaje y los sonidos de aves, monos aulladores entre otras especies endémicas 

Sinchal, Las Palmitas, Bambil Collao, Loma Alta, La Unión, La Ponga, Sitio Nuevo, Carrizal y Barcelona son las comunas y recintos anfitriones que nos recibirán con su gastronomía, artesanías y cultivos frutales durante el curso de la competencia, la cual también busca impulsar el turismo de esta zona de la Ruta del Spondylus en la provincia de Santa Elena.

DATOS IMPORTANTES DE LA COMPETENCIA

FECHA: 


Septiembre 4

HORA:
Partida: 8:00 AM
Estimados Llegada: Desde las 10:30 AM

CATEGORÍAS:

Elite (Abierto) 40K
Damas (Abierto) - 25K
Aventurero (Abierto) - 25K
Master A (30 - 39 años) 40K
Master B (40 - 49 años) 40K
Master C (50 años en adelante) 40K

INSCRIPCIONES:

GUAYAQUIL:

B-rider
C.C.Rio Centro Entreríos
Local 102
Fono: 2837932

Hipermarket
Vía a la Costa Km. 14
Fono:4540002

MANTA

TimeSport
Av. 113 entre calle 115 y 116
frente a Industrias Ales
Fono: 0995709754

VALOR DE LA INSCRIPCIÓN:

25 USD

MAYOR INFORMACIÓN:

Johnny Tomalá 0986900623
vueltalcerrogrande2016@gmail.com
EVENTO EN FACEBOOK


Más de 100 organizaciones han decidido unirse para “levantar sobre los escombros la nueva economía campesina y popular",  a través del Festival Campesino en la Zona Cero y la presentación de los mercados campesinos como respuesta a la crisis post-terremoto de las zonas rurales de Manabí y Esmeraldas.

El Festival se realizará el Sábado 16 de julio en la explanada del Estadio Reales Tamarindo - en la ciudad de Portoviejo desde las 9h00 hasta las 17h00.

El lanzamiento y presentación de los mercados campesinos se realizará en el corazón de Portoviejo, al cumplirse 3 meses de la catástrofe en Ecuador.

Los mercados campesinos directos productor – consumidor son una propuesta viable
para la recuperación económica de las familias afectadas, que además fortalecen la identidad de los propios actores y respetan la decisión de las comunidades para forjar su propio camino a la recuperación económica.

En el Festival Campesino podrán encontrar plátano, yuca, maní, frutas de diferentes tipos, salprieta, maní quebrado, gastronomía criolla, artesanías, y programas culturales.

Contacto:
Richard Intriago (0994675989)
Mariuxi Ávila (0989973259)

Web:
www.fecaolecuador.blogspot.com
www.cumbreagrariaecuador.wordpress.com

Facebook:

Festival Campesino en la Zona Cero

Correos:
mercadocampesinoecuador@gmail.com
fecaolecuador@gmail.com

Con el apoyo de:

Cumbre Nacional Agraria, SOCLA, Campaña de Acción Campesina, Colectivo Agroecológico del Ecuador, MESSE, Minga por la Pachamama, Heifer Ecuador, Municipio de Portoviejo, Universidad Técnica de Manabí, Universidad Laica Eloy Alfaro de Chone, Universidad de Guayaquil, Casa de la Cultura del Guayas.

Desde tiempos inmemorables los guerreros han levantado banderas de guerra. Esta es una bandera de la PAZ. Este símbolo universal, sus tres esferas fueron diseñadas por Nicolás Roerich como la síntesis de todas las artes, de todas las ciencias y todas las religiones, dentro del círculo de la cultura. 

El definió cultura como "el cultivo del potencial creativo del hombre", aseguraba que alcanzar la paz por la cultura es un objetivo para ser realizado a través del esfuerzo positivo de la voluntad humana. Donde quiera que la bandera sea enarbolada, son reconocidos los grandes logros del pasado, del presente y del futuro. 

Estimula al individuo a esforzarse para realizar su alto potencial, embelleciendo todos los aspectos de la vida. Estimula a cada persona a tomar responsabilidad por la evolución del planeta. Representa al constructor de la paz y simboliza la transformación del individuo y la sociedad. Representa la cooperación - La piedra angular de la cultura planetaria emergente- en todos los aspectos de la actividad humana. 

Nicolás Roerich fué un artista mundialmente conocido, filósofo, arqueólogo, escritor; creó un tratado internacional, El Pacto de Roerich y la Bandera de la Paz. Propone que la bandera flamee en todos los monumentos históricos e instituciones educativas, artísticas y científicas, para indicar protección especial y respeto en tiempos de guerra y de paz. Reconoce que los tesoros culturales son de valor duradero para toda la gente como patrimonio de la humanidad. 

El pacto fué presentado por Roerich en Nueva York en 1929, y él que fué indicado para el Premio Nobel de la Paz. El 15 de abril de 1935 Franklin Roosevelt presidió la ceremonia culminante en la Casa Blanca en Washington DC en la cual 22 naciones latinoamericanas, la Liga de Países Bálticos y la India firmaron el acuerdo.

Firmaron en aquel momento los países: Argentina, Bolivia, Brasil Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Méjico, Nicaragua, Panamá, Perú, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela a través de sus presidentes o representantes presentes en la Convención.

Más información: Museo Roerich

Un día fuera del tiempo? ¿Qué puede ser?. ¿Qué tal un día que no es de ningún mes o semana en absoluto?

Pero, se podría decir, es lunes y es 25 de julio de 2011. Eso es cierto en el calendario gregoriano, pero no en el calendario de Trece Lunas de 28 días. La gente de todo el mundo quiere un cambio, y para que sea realmente profundo no queda más que cambiar el calendario que utilizamos para programar todos los días. 

Pensemos en esto. Un sistema de medición totalmente anti natural con meses más largos y otros más cortos y que no respeta los ciclos naturales (por ej. los ciclos lunares o los ciclos de menstruación de las mujeres no son una vez de 28 dias y el siguiente de 31 dias). 

Este es el sistema de medición que hemos mantenido y que nos ha desnaturalizado en muchos aspectos. Como podemos ver, estos meses y lo que significan - nos han condicionado mucho. Lo mismo ocurre con los días de la semana. Si todo es relativo y arbitrario, ¿por qué no probar algo nuevo?

El Año Nuevo en el calendario de trece lunas, por supuesto, no es lo mismo que el Año Nuevo gregoriano, 01 de enero, y se celebra el día después del Día Fuera del Tiempo, al igual que el Día Fuera del Tiempo es el día después del día 364 del calendario lunar de 13 años.

¿Por qué? Originalmente esta fecha se correlaciona con la conjunción del Sol con Sirio en aumento. Asì, el calendario de 13 lunas, no es sólo una medida de la orbita lunar-solar, sino también de ciclos de tiempo galácticos, más notablemente el ciclo de Sirio. A través del calendario de 13 lunas, la conciencia humana puede entrar en una frecuencia más alta, una frecuencia de la conciencia galáctica.

El Día Fuera del Tiempo es el día para celebrar que el tiempo es arte. Esto es lo que cientos de miles de personas que siguen el nuevo calendario hacen cada año en la fecha gregoriana, 25 de julio Y ya que el arte es la base de la paz constructiva, este día también se celebra como Internacional de la Paz a través de la Cultura. Paz a través de la cultura es una premisa fundamental del calendario 13 Lunas de 28 días. Cuando celebras que el tiempo es arte estás promoviendo la paz mediante la cultura.

Así que, dondequiera que el día fuera del tiempo se celebra, hay un propósito de vivir el tiempo como arte, y de promover el valor constructivo de la paz mediante la cultura. Por supuesto, esto puede tomar - tantas formas como hay diversidad de la expresión artística humana. Debido a que es la paz mediante la cultura, este día está también marcado por ceremonias de perdón universal, es una manera de empezar el año nuevo de una manera limpia. Si vas a casi cualquier Día Fuera del Tiempo podrás ver la Bandera de la Paz. El símbolo de esa bandera simboliza la unidad del arte, la ciencia y la espiritualidad. Desde 1935, esta bandera ha sido reconocida internacionalmente como un instrumento de paz. Paz a través de la cultura. Como dice el dicho tiene, "Donde hay paz hay cultura, donde hay cultura hay paz."

Dar al ser humano una medida armónico del tiempo y ese humano caminará armoniosamente por esta tierra.

Armonía es de lo que el día fuera del tiempo se trata.


Instituto de Investigación Galáctica
Editado por:
Nodo Kurmiruna de La Red De Arte Planetario – Perú

EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS

[EVENTOS CULTURALES Y DEPORTIVOS][fbig1][#e74c3c]

SARAYAKU

[sarayaku][slider1][#e74c3c]
Tecnología de Blogger.